martes, 20 de diciembre de 2011

Al fondo hay sitio video final de la tercera temporada




La tercera temporada de "Al fondo hay sitio" llegó a su fin en un especial de dos horas que mantuvo en vilo a los seguidores de esta teleserie. Como algunos habían previsto, finalmente Mariano Pendavis no se casó con Teresita Gonzáles y más bien se fugó con Francesca Maldini. "La" Gladys alumbra a su hijo Oto y cuando está en el hospital aparece Claudia Zapata, "La mirada de tiburón", quien se lleva al recién nacido. Llega un nuevo personaje, encarnado por Tulio Loza, quien vendría a ser el padre biológico de Isabella Picasso. Y Fernanda y Joel aparecen casándose en una iglesia. El capítulo final empezó a la hora de costumbre. Raúl termina con Susú y dice que volverá con Charo. Ella decide ir con su hija Luciana a Varadero. Raúl busca a Charo y le dice que se quedará con ella sellando el reencuentro con un beso. "No me vuelvas a dejar sola", le dice ella al "Platanazo", quien le canta el tema "Malagueña". Doña Francesca planea terminar la relación de su nieta Fernanda y Joel. Leonardo sale con la novedad que se va a trabajar a Alaska por unos meses. Isabela lo despide y queda triste. Nicolás le dice a Grace que irá a Hawái a correr tablas pero que volverá antes de Navidad. Mientras tanto, Las Lomas se engalana por las fiestas navideñas. Fernanda le cuenta Joel que su familia planea enviarla al extranjero. "Nada ni nadie nos va a separar, mi amor", le dice la joven a su enamorado. Doña Nelly, Charo, Gladys y Grace se quedan solas en casa de los Gonzáles para hacerle una despedida de soltera a Teresita que debe casarse al día siguiente con Mariano Pendavis. Llegan Raffaella, Fernanda y la empleada Hermelinda. Los hombres se reúnen en casa de Raúl al enterarse que en la despedida de soltera habrá un stripper y harán lo que sea para impedir que ingrese a la casa. Se hacen pasar por gays para desviar a Spartacus, el desnudista, y finalmente se lo llevan a casa de Raúl y lo convencen de marcharse. Pero Raffaella sale en busca de otro stripper. Regresa con una gran caja de la que sale el guachimán Félix que cuando termina su acto y sale de la casa es enfrentado con todos los hombres del barrio. Y llega el día del matrimonio de Mariano y Teresita. Y mientras la novia se está alistando, Gladys empieza a tener los primeros síntomas de parto. Nicolás se despide de Grace y parte de viaje. Mientras tanto los Gonzáles empiezan el día bebiendo cerveza y las mujeres se van a la peluquería. Pero antes, doña Nelly se encarga de refregarle en la cara a Francesca el matrimonio de Teresa y Mariano. La novia decide llamar a Pendavis que luce apesadumbrado y responde sombríamente. Gladys sigue con sus malestares pre parto. Todas vuelven a casa para cambiarse y es evidente que la charapa está sufriendo contracciones. Finalmente, la llevan al hospital en el auto de Raúl. Mientras tanto, Miguel Ignacio está ajeno a todo lo que ocurre hasta que su secretaria lo pone al tanto. "¡Oto! ¡Oto! ¡Allá voy!" grita Nacho y sale corriendo de su oficina. Llega a tiempo al hospital para acompañar a Gladys en el nacimiento de Oto. Teresa está vestida de novia y sale de su casa rumbo a la iglesia, que está frente a su casa, a bordo de una calesa. Francesca Maldini luce desolada ante el inminente matrimonio de Teresa y Mariano. Doña Nelly se entera por boca del propio Pendavis que la recepción de la boda ya no será en Palacio de Gobierno sino en un chifa. Teresa entra a la iglesia del brazo de su padre a los acordes de la marcha nupcial. Don Gilberto entrega a su hija a Mariano. "Estás hermosísima", le dice. En plena ceremonia llegan Lucho con Reina del brazo y su hija Shirley, dejando atónitos a todos. Mariano empieza a leer sus votos pero de pronto enmudece. "¿Qué pasa Marianito?", le pregunta Teresa mientras Francesca ingresa a la iglesia llamándolo. Mirando a Teresa Mariano le dice "Lo siento" y sale de la iglesia junto a Francesca. "¡Maldito seas Mariano!", grita doña Nelly mientras Teresa es presa de una crisis nerviosa. Todos salen tras ellos pero no los alcanzan. Doña Nelly dice "Pero tienen que regresar". Raffaella aborda un avión y dice para sí: "Lo siento, Pepe", con lo que queda claro que decide poner distancia con el que era hasta hace poco su novio. Peter llama a Gilberto para disculparse por no haber asistido al matrimonio de Teresita. "No hubo boda, el Pendavis se fugó con tu Madam", le dice. Peter sufre un desvanecimiento en medio de un parque. Y aparece un nuevo personaje que se pregunta "¡¿Cómo estará mi guagua, cómo estará mi hija?" Y en la última escena se ve a Joel y Fernanda casándose en una iglesia. Gladys y Miguel Ignacio disfrutan de su hijo recién nacido Oto. Y cuando la enfermera se lleva a la criatura aparece una mujer vestida de doctora. "¿Es el niño De las Casas?", pregunta. Al responderle afirmativamente se ofrece a llevar a la criatura. La misteriosa mujer no es otra que Claudia Zapata, "La mirada de tiburón", quien se lleva al recién nacido.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada