sábado, 22 de junio de 2013

'Juego de tronos' temporada 4: el futuro de Jaime Lannister

La temporada 3 de 'Juego de tronos' acaba de acabar y las apuestas comienzan. ¿Qué pasará con los personajes? Hoy nos concentraremos en Jaime Lannister. La serie, adaptada de la novela de George R.R. Martin, tiene la premisa de hacernos tener sentimientos por los personajes a pesar del numeroso grupo que forman. A unos nos queremos, a otros los odiamos y a un tercer grupo lo detestamos para finalmente amarlo. Entre todos los protagonistas, un Lannister forma parte del tercer grupo. Sí, ¿Quién no ha odiado alguna vez al personaje de Jaime Lannister?. Es cierto que ha cambiado muchísimo entre la primera y la tercera temporada. Está totalmente irreconocible, tan físicamente como mentalmente. La belleza del cuerpo que antes poseía se ha transformado en beldad de corazón. Indiscutiblemente, es el que más evolucionó en muy poco tiempo. Nikolaj Coster-Waldau asegura apreciar mucho a su personaje y eso, desde el principio. Lo ha reconocido en una entrevista concedida a HitFix: '¡Es un buen mozo! De todos modos, en 'Juego de tronos', todo es una cuestión de punto de vista'. Luego añade: 'A Jaime, nunca le he visto como un mal tipo. Por supuesto, sus acciones fueron muy brutales, pero nunca lo vi como un mal tipo, que hace cosas horribles, simplemente porque disfruta. Es más la capacidad esa que todos tenemos, anclada dentro de nosotros, de hacer cosas estúpidas, cosas horribles...'. Este personaje parece más humano en la temporada 3. Especialmente gracias a Brienne, la joven al servicio de Catelyn Stark. Una relación entre carcelera y preso que se transforma rápidamente en un respeto profundo y una buena dosis de confianza el uno hacia el otro. El hombre que mantenía una relación turbulenta con su hermana, está construyendo una relación sana con Brienne. La pregunta ahora es: ¿qué sucederá cuando Jaime Lannister vuelva a Desembarco del Rey? ¿Cuál será la reacción de Cersei cuando vea de nuevo a su hermano en un estado más que lastimoso? En principio, este último se presentaba físicamente como el príncipe azul. Bella anchura de espaldas, cabellera rubia bien cuidada, sonrisa devastadora, confianza en sí mismo absoluta, que no son más que vagos recuerdos. Mugriento, amputado, cansado, vagabundo, nada que haga suspirar a Cersei. Jaime era un buen espadachín pero con una mano menos todo parece más complicado. Sobre todo con ese aspecto lastimoso, no está nada claro que vuelva a la guardia