jueves, 5 de diciembre de 2013

Paul Walker podría haber sobrevivido al accidente si el coche no hubiera ardido en llamas

Ya se conocen los datos de la autopsia del actor Paul Walker. El forense confirma que la muerte le sobrevino a causa de las heridas sufridas por el impacto del Porsche Carrera GT en el que iba como copiloto, pero además y de forma significativa, por las quemaduras sufridas una vez el vehículo se vio envuelto en llamas. Así pues, y si no se hubiera producido dicho incendio o si hubiera sido sacado del coche antes de su quema, el actor Paul Walker podría seguir aún con vida. No corrió la misma suerte Roger Rodas, quien conducía el coche en ese momento. Según la autopsia el conductor del Porsche Carrera GT falleció prácticamente en el mismo instante del impacto. En su caso las llamas no fueron significativas, puesto que para entonces ya había fallecido. Siempre según el forense de Los Ángeles. La autopsia de Paul Walker se demoró varios días puesto que fue necesaria una identificación dental para los cadáveres del siniestro, puesto que el fuego dejó los cadáveres totalmente irreconocibles. Hace unos días se descartó la existencia de una carrera ilegal en el momento del accidente, puesto que el vehículo en el que iba Paul Walker circulaba solo en esos instantes. Por lo que ahora sólo quedaría confirmar un posible fallo técnico del coche en cuestión, un Porsche Carrera GT del año 2005 que era propiedad de Paul Walker