sábado, 14 de agosto de 2010

Christopher Reeve el superman de la vida real
































Christopher Reeve (Nueva York, 25 de septiembre de 1952- Mount Kisco, 10 de octubre de 2004) fue un actor, director de cine y activista estadounidense, mejor conocido por su rol en la serie de filmes basados en el popular personaje de comics Superman

Tras debutar en Broadway en 1976, en la obra A Matter of Gravity junto a Katharine Hepburn, Reeve obtuvo el rol del villano Ben Harper en la novela For Love or Life y un papel menor en la cinta Gray lady down en 1976. Tras actuar en obras de Broadway que lo satisfacían como actor, mas no económicamente, Reeve pensó en dejar la actuación y trabajar junto a su padre, hasta que logró obtener el papel de Superman y Clark Kent en la cinta de Richard Donner Superman, haciendo creíble el eslógan de la campaña de publicidad, el cual decía "Creerás que un hombre puede volar".

Convertida en un éxito de taquilla y convertido en una estrella, Christopher Reeve rodó otras tres secuelas de la saga: Superman II en 1980, Superman III en 1983 y Superman IV en 1987, la menos exitosa de la serie.

En 1979, actuó junto a Jane Seymour en Somewhere in Time, que si bien no fue un éxito de taquilla se convirtió en una cinta de culto. En 1982, actuó en dos cintas controvertidas: Death Trap basada en una famosa pieza teatral y Monsignor donde interpretó a un sacerdote que mantiene una relación amorosa con la esposa de su hermano, un oficial Nazi.

Aunque recibió buenas críticas por su trabajo en "Las Bostonianas" de James Ivory y como el Conde Bronski en Anna Karenina, gran parte de sus esperanzas estaban cifradas en "Street Smart", donde encarnaba a un inescrupuloso reportero que inventaba noticias para ganar fama. La cinta fue ignorada en la taquilla y los críticos no determinaron su actuación, enfocándose mas en su co-estrella, Morgan Freeman, quien fue nominado a un Oscar por este papel en 1988.

Tras pasar una temporada dedicado a los filmes de televisión, Reeve volvió a la pantalla grande en 1993, como el Senador Jack Lewis en el filme Lo que queda del día, donde la crítica lo reconoció como un actor hábil y recursivo que sirvió de apoyo a los estelares del filme, Anthony Hopkins y Emma Thompson.

En 1994, actuó en la comedia "Speechless" junto a Geena Davis y Michael Keaton, siendo para muchos curiosa la reunión en la pantalla grande de los interpretes de Superman y Batman. Ese mismo año actuó en el filme de HBO "Above Suspicion", donde encarnó a un detective que queda invalido tras recibir un disparo. En 1995 se estrena su último filme antes de su accidente, Village of the Damned, dirigida por John Carpenter, siendo un remake del filme original de 1963.

En 1997, dos años después de su accidente, Reeve debuta como director con el filme para TV "In the Gloaming", que narra el drama de un joven enfermo con Sida quien va a pasar sus últimos días en compañía de su familia. Al año siguiente protagoniza "La Ventana Indiscreta", junto a Daryl Hannah, un remake del clásico de Alfred Hitchcock para la televisión. Participó como invitado en las series "Sesame Street", "The Practice" y como invitado especial en un par de episodios de la serie Smallville como Virgil Swann, un científico que le dio a Clark Kent (Tom Welling) claves sobre su verdadero origen, siendo estos dos de los episodios con mayor rating de la serie.

Con su autobiografía "Still Me", publicada en 1998, Reeve estuvo encabezando las listas de libros mejor vendidos en ese año, mientras que la versión en audio del libro obtuvo en 1999, el premio Grammy al mejor álbum narrado. Reeve obtuvo una estrella en el paseo de la fama en Hollywood en 1997.

En el 2004, dirige "The Brook Ellison Story" para el canal A&E, cinta que no alcanza a ver estrenada. Al momento de su muerte, codirigía el filme animado "Everyone's a Hero", estrenado en 2006.


Reeve poseía una altura de 1,92 metros y su verdadero color de cabello era rubio. Durante su adolescencia tuvo problemas musculares debido a su altura, padeció asma y en ciertas épocas de su vida tuvo alopecia. Durante el rodaje de Superman, conoció a la ex-modelo y publicista británica Gae Exton con quien convivió durante una década y tuvo dos hijos, Matthew y Alexandra.

Tras separarse de Exton, en verano de 1987, Reeve conoció en el Festival de Teatro de Williamstown presentándose en la mesa a la joven Dana Morosini, una actriz y cantante de quien se enamoró y con quien contrajo matrimonio en 1992. De dicha unión, nació su tercer hijo, Will.

Siendo una persona bastante accesible, mantuvo una gran amistad durante toda su vida con el también actor Robin Williams, quien fue compañero de estudios en Julliard y quien cubrió sus cuentas médicas tras el accidente. También mantuvo cordiales relaciones con su compañera de rodaje en Superman, la actriz Margot Kidder, el director Richard Donner y su co estrella de Somewhere in Time, Jane Seymour, quién bautizó a uno de sus hijos "Christopher" en homenaje al actor. También mantenía una estrecha relación de amistad con Gene Hackman, su también compañero de rodaje en la saga de Superman.

Dana Reeve le sobrevivió dos años más ya que se le diagnosticó cáncer de pulmón sin haber sido ella fumadora y luchó con su mal hasta el 7 de marzo de 2006, fecha en que falleció a los 44 años de edad. Su esposa había ganado reconocimiento internacional con la fundación, pero el gobierno de George W. Bush redujo ostensiblemente los fondos y practicamente paralizó el tema del uso de células madre. El actor fue un firme opositor a Bush y a las jerarquías católicas, a los que acusaba de frenar las investigaciones sobre dichas células

siempre fue el verdadero superman en la ficcion y en la vida real tuvo el valor para luchar desde su silla de ruedas y dio muestras de un valor que lo hacia ser el maximo heroes tal como lo interpreto simpre el es y sera superman el hombre de acero
ademas los que vimos las peliculas nos quedamos con el lo siento brandon ruth el unico que podria reempalzarlo es tom welling

5 comentarios:

  1. Siempre me sorprendió y a la vez me alegró el hecho de que una persona, a pesar de su casi total inmovilidad, pudiese tener tanto coraje, y luchar por causas como la suya, y de esa manera, ayudar a los demas. Christopher Reeve siempre fue una buena persona. Y en la vida real SÍ fue un auténtico superman, y ademas, un superpadre.

    ResponderEliminar
  2. Christopher Reeve es un ejemplo de vida para muchas personas que lo tienen todo y no lo aprecian, mas que un superman siempre será y sus éxitos se recordarán por siempre

    ResponderEliminar
  3. Christopher fue siempre un verdadero héroe, lo amamos y siempre le recordaremos con amor y alegría. Que Dios lo bendiga, dondequiera que esté, hasta siempre, cielo!

    ResponderEliminar
  4. A mi parecer estimados, por un apego de recuerdos muy hermosos de mi infancia, que Christopher Reeve es la persona que más se apega por sus características físicas y facciones al Supermán de ficción y además por demostrar después de su terrible accidente la fortaleza de hierro para seguir adelante transformándolo definitivamente en el Supermán real, cabe señalar que he visto además las películas que realizó en otros generos y en las que muestra ser un gran actor, muy carismático, habilidoso, creíble, sorprendente. Un saludo estimado Christopher donde quieras que estés ahora, que Dios siempre te cuide. Adiós amigos míos (Javier Guzmán)

    ResponderEliminar
  5. Christopher Reeve es el ícono del cine de mi adolescencia. Su parecido con el comic era fantástico y con sus películas llenó mis expectativas. Recuerdo que a mis 13 años fui muy feliz y me repetí la primera Superman de la saga. Me encanta verla pues se lo ve tan lleno de vida. En la vida real ha sido una gran persona y seguro que Dios lo tiene en su gloria. Siempre estará en mis recuerdos como lo que representaba, MI HEROE

    ResponderEliminar