domingo, 26 de enero de 2014

Christian Bach y Sebastián Zurita felices por trabajar juntos en la telenovela La impostora

Para la actriz argentina radicada en México Christian Bach es “inolvidable” actuar por primera vez al lado de su hijo Sebastián Zurita en la telenovela “La impostora”. “Me siento muy orgullosa de él (Zurita), porque él está en un momento muy importante de su carrera y para mí, como madre, es un orgullo y una tranquilidad verlo tan maduro y tan serio como artista y como hombre”, expresó la actriz en entrevista con Efe. Bach ya había trabajado en el área de producción con su hijo, fruto de su relación con el actor mexicano Humberto Zurita, pero en “La impostora” comparten escena por primera vez. La veterana intérprete, que se ha destacado en más de veinte telenovelas, quince películas y más de diez obras de teatro, aclaró que, aunque ella tiene más experiencia que Sebastián, esto no la convierte en una madre protectora cuando están frente a las cámaras. “Como madre, sí, conversamos, porque somos personas creativas y nos interesa analizar el proceso. Con mi experiencia algo le digo, pero creo que la frescura y la espontaneidad de la juventud cuentan mucho. Además, como actores nos ponemos en manos del director, Carlos Villegas, que es quien nos orienta en nuestros papeles”, apuntó. Sebastián, por su parte, señaló que no sólo respeta la trayectoria y la experiencia de su progenitora, sino que toma muy en cuenta su criterio a la hora de aceptar un papel. “Cuando me ofrecieron el proyecto, inmediatamente le pregunté a mi mamá qué le parecía mi papel, y ella me dijo que es un súper papel, muy bien delineado y estructurado”, apuntó Zurita, quien comenzó su carrera como actor a los 9 años de edad en la telenovela “Cañaveral de pasiones”. Zurita, de 27 años de edad, se siente feliz de haber seguido el consejo de madre, pues uno de los aspectos que más le gusta de esta producción es que su personaje no es el galán típico de las telenovelas. “Estamos acostumbrados a ver a los galanes rosa, que son fácilmente manipulados por los villanos o que no actúan con lógica. Mi personaje, Eduardo, es un hombre fuerte, que no se deja manipular y tiene muchas confrontaciones. Pero además es un padre soltero, así que también tiene su parte emocional. Pero, definitivamente, no es un galán rosa”, señaló. El actor, que comparte estelares con Lisette Morelos en el rol protagonista, aseguró que la experiencia de actuar al lado de su madre es enriquecedora, pero, más que eso, es muy intensa y reveladora por motivos que nada tienen que ver con la trama de la telenovela. “Compartir escenas y sentimientos, llorar, gritar, ser vulnerable con alguien que te conoce tan bien, puede ser difícil, porque esa persona sabe cómo sientes, gritas y lloras de verdad. Tienes un crítico muy fuerte delante”, admitió Zurita, quien agregó que a pesar de su relación familiar, “cuando actuamos somos profesionales y ella sabe separar la parte de mamá de la parte profesional”, declaró el actor. Por su parte, Christian Bach disfruta el papel de una villana matizada, con una profundidad sicológica que pocas veces se ve en las telenovelas. “Este es un melodrama clásico, con los elementos básicos de amor, odio, pasión. Pero mi personaje está muy bien estructurado. Su resentimiento se crea porque su padre prefiere a su hermana y ella hace cualquier cosa para conseguir amor. Es una villana diferente”, dijo para terminar.