jueves, 30 de agosto de 2012

Darren Criss: "... ahora va a ser una serie completamente nueva..."


En medio del éxito 'cantado' de la serie Glee, Darren Criss ganó su protagonismo haciendo música, sin música, cantando a capela con el grupo Warblers (la gran competencia del club Glee). Y mientras fue ganando cada vez más admiradoras que no paraban de gritarle cuando aparecía en público, impuso otro estilo de polémica en la historia, con una abierta relación homosexual adolescente, en TV. Y ahora que las más importantes estrellas ya se graduaron de la escuela, su personaje de Blaine cobra todavía más importancia con la vuelta de una nueva temporada de 'Glee'.

¿Podrías recordar con precisión la primera vez que escuchaste hablar de 'Glee'?

—Estaba en una de las convenciones Comic Con, en San Diego, con un panel de Harry Potter. Yo estaba ahí, como un admirador más, pero la gente estaba preocupada porque todos se iban a otro panel de 'Glee'. "¿Qué diablos es 'Glee'?", preguntaba yo (risas). Y un año después, yo mismo, estaba trabajando en el show.

¿Hasta qué punto cambió tu vida con 'Glee'?

— Ahora ya puedo pagar la renta, eso solo es bastante bueno, porque antes era realmente duro.

¿Hay algo en particular que antes podías hacer sin ser reconocido y hoy, por tanta fama con Glee no te das el lujo de hacerlo... aunque lo quieras?

—Divertirme en Comic Con como cualquier persona normal, por ejemplo. Y no es que tampoco me divierta ahora, porque ya van dos años que pasé del otro lado de la convención. Me encanta. Pero no puedo ir a los diferentes paneles que me gustaba ir. Es extraño, porque yo solía disfrazarme y esperaba afuera por horas, disfrutaba tratando de meterme en la convención. Y es irónico que hoy tenga la suerte de estar adentro pero no pueda tener la misma experiencia que todos tienen afuera. Tengo que esconderme detrás de unas cortinas, para evitar cualquier locura entre los fans.

¿Cuál fue el encuentro más extraño con tus admiradores?

— Esa pregunta es justamente lo más extraño, porque tener fans es extrañísimo. Es una bendición, pero es increíble el concepto de saber que gente completamente extraña apoya lo que yo hago.

¿Si de pronto se te ocurre ir a algún lugar lleno de gente, te disfrazas para que no te reconozcan?

—No. Tengo suerte, porque personalmente no me veo ni actúo para nada como mi personaje de Glee. Es lo bueno de ser actor. Ahora mismo, a lo mejor estoy matando esa suerte, al contarlo. Pero yo estoy realmente orgulloso de vivir un estilo de vida como ésta, donde no logran reconocerme tan rápido. Igual estoy orgulloso del personaje de Blaine, estoy orgulloso de Glee. Y cuando alguien se acerca a saludarme, me gusta, porque tampoco maté a nadie. Yo también soy un admirador de Glee. En todo caso, me identifico con los admiradores, porque nos gusta lo mismo. Es algo hermoso, no es para nada extraño.

¿La barba que te dejaste crecer en este tiempo no es entonces una de las claves para esconderte de tus fans?

—Ni siquiera es una barba, parece una broma de mal gusto (Risas). Debe ser la tercera o cuarta vez que me dejo la barba esta temporada. Es como cualquier romance de verano, viene y se va en cualquier momento.

En una ciudad como San Francisco donde la homosexualidad es algo bastante normal, Darren Criss nació el 5 de Febrero de 1987 y él mismo declaró públicamente "Soy un joven heterosexual que creció en una comunidad abiertamente gay". Su padre, Charles William Criss había sido el que llevó las primeras notas musicales al hogar, cuando empezó a dirigir ópera en San Francisco y llegó a ser el director de la orquesta filarmónica Baroque. Con apenas cinco años, Criss ya estaba tomando clases de violín y a los diez años fue aceptado en un programa juventil del American Conservatory Theater. Así fue como también se subió al escenario por primera vez, mientras seguía desarrollando sus conocimientos musicales aprendiendo a tocar también guitarra, chelo, mandolín, armónica y batería, para componer sus propias canciones, a los 15 años. Tal cual como en la serie Glee, él también entró en una escuela de varones Stuart Hall for Boys y también siguió con la música, con un programa artístico donde recibió los premios 'Theater Arts Leadership' y 'Fine Arts', además de haber sido votado en la escuela como "el compañero con mayores posibilidades de ganar un Grammy". En televisión, pasó por las series 'Eastwick' y 'Cold Case', pero el mayor rating lo tuvo cuando entró en la segunda temporada de Glee, en el episodio 'Never Been Kissed'. En un principio, lo habían presentado como la más difícil competencia de Glee, por ser el que mejor cantaba entre los hombres del grupo, siempre como un actor invitado. Pero el fanatismo de las admiradoras creció tanto, que los guionistas decidieron darle una historia propia, relacionándolo románticamente con el abierto homosexual personaje de Glee, Kurt Hummel (Chris Colfer). Para cuando estrenaron la tercera temporada, Darren Criss ya había firmado contrato de continuidad, cobrando lo mismo que el resto de los actores. En Latinoamérica todavía están mostrando la última temporada que ya se vio en Estados Unidos, donde los protagonistas se gradúan y la gran estrella de Rachel (Lea Michele) termina viajando a Nueva York... sola. Pero en la televisión norteamericana, está por llegar la más nueva temporada, con la historia de los protagonistas graduados fuera de la escuela, sin dejar de prestarle atención al grupo musical de Glee donde Darren Criss se convierte ahora en la estrella más importante.

¿Ya viste el primer episodio de la nueva temporada?

—No, pero como un fanático objetivo, puedo dibujar un buen mapa. Algunos ya se graduaron y eso solo va a ser interesante. Ya no nos vamos a tener que encontrar solamente en el pasillo de la escuela. Vamos a ver lugares nuevos y es emocionante ir a la casa de alguien o las calles diferentes. Me parece que va a ser muy bueno. Tiene que haber doce miembros en Glee, para que siga siendo un club y por eso van a surgir nuevos personajes. Imagino que van a entrar chicos nuevos del reality Glee Project. Estoy seguro que va a haber nuevas caras, todo nuevo. Es excitante, porque ahora va a ser una serie completamente nueva.

¿Qué tan dura va a ser la competencia ahora que Lea Michele con su personaje principal de Rachel dejó la escuela para ir a la Universidad?

— Mi personaje de Blaine va a ser la nueva 'reina' del grupo (Risas). Como televidente, me gustaría ver un romance entre los que todavía no se graduaron. Kevin y Jenna están en Glee desde el principio y todavía se siente que son los nuevos.

¿Ahora que tu novio gay en la ficción se va a Nueva York, personalmente crees que pueda sobrevivir la relación?

—A mi personaje de Blaine lo malcriaron demasiado, ya tiene bastante con Kurt. Yo siempre digo que la gente me va a odiar, porque tarde o temprano voy a tener otro romance. Hace tiempo que vengo montado a este cuento de hadas con Chris (Colfer). No sé cuanto puede durar. Como todos los fans, yo también quiero verlos juntos todo el tiempo que sea posible. Pero la situación va a traer problemas seguro. Con una serie donde vamos a tener tantos nuevos personajes, también supongo que habrá nuevas historias para contar.

¿Realmente no sabes lo que va a pasar con el romance gay entre Kurt y Blaine?

— Espero que algo pase, porque Kurt y Blaine parecen una pareja de casados. Y el hecho de tratar con la inevitable relación a larga distancia, me parece interesante, aunque no sigan juntos. La situación es interesante. De verdad, no sé lo que va a pasar. No tengo la menor idea, a mi tampoco me cuentan nada. Estoy tan curioso como ustedes.